¿Educar el esfuerzo o dejar educar el esfuerzo…?

Educar el esfuerzo o dejar educar el esfuerzo

En nuestra cultura nos quejamos mucho que los niños no quieren hacer un esfuerzo con tareas que no le parecen importantes. Y más mayor se hacen, menos esfuerzo parece que quieran hacer. Es más, los problemas de la falta del esfuerzo son cada vez más grandes, ya que depende de ello una gran cantidad de calificaciones del niño para el resto de su vida laboral y educativa.