Padres primerizos

La carga de estrés después del nacimiento de un nuevo miembro de la familia es importante. Con lo grande que puede ser la ilusión por la llegada del bebé, también puede haber grandes preguntas e inseguridades. Los factores más estresantes podrían ser la experiencia del parto mismo, dificultades en el postparto, condiciones de salud (tanto del niño como de la madre/del padre), la exigencia de la lactancia, la falta de sueño, la falta de sensación de estar conectado con el niño, la falta de apoyo moral o emocional por parte de los demás, los propios dolores y dudas, la falta de tiempo y de organización de las tareas de casa… y finalmente el niño que llora mucho más de lo esperado. Todo eso crea un impacto importante sobre el estado emocional y de la salud de padres primerizos.

Algunos de estos factores están presentes 24 horas del día y 7 días a la semana, y no hay manera de escapar, especialmente para el/la cuidador/a principal. La falta de tiempo de descanso y sueño tiene un impacto inmenso sobre las emociones, la fisiología y la mente de las personas. Suerte que en estos tiempos tenemos aliados como la hormona oxitocina que ayuda a sobrellevarlo todo. Aparte del bebé llorón vivimos la presión emocional de cuidar y de mantener al bebé bien alimentado, limpio y cómodo a flor de piel. Una madre puede tener fácilmente la sensación de soledad y de abandono ya que se tiene que enfrentar sola a una gran parte del cuidado del niño. Todo aquello resulta en un complicado cóctel de emociones.

Para el padre el factor más importante será probablemente la carga de tener que llevar la responsabilidad económica de la familia sólo. Según estudios de EEUU y Australia, cada décimo padre pasa por una crisis en el primer año de vida de su hijo. Trabajando de día y por la noche tener que echar una mano para ayudar a la madre a cuidar el bebé, puede acabar rápidamente con los recursos de cualquier persona. Aparte de este alto nivel de estrés, el padre también puede tener la sensación de abandono y de soledad, ya que su mujer ahora presta toda su atención y cariño a su bebé.

Si te decides por una serie de sesiones en el Ambulatorio, aquí puede ser especialmente útil dedicar alguna a esas temáticas, para que pierdan su carga estresante.

Las problematicas son tan diversas como las personas mismas y sólo queremos exponer estos pocos ejemplos aquí.

Con mucho gusto os acompañaremos durante las sesiones por vuestros temas y hablamos en más profundidad. En el fondo lo que nos interesa siempre es el nivel de estrés que supone un tema.  Reduciremos este nivel en la medida posible a zero y después elaboraremos estrategias para el día a día, para que lo aprendido puede llevarse a cabo también en situaciones de crisis.

Nuestras propuestas para padres primerizos:

Sesiones Individuales de madre, padre y bebé

Las sesiones individuales de la madre o la pareja con el bebé duran entre 1 hora y 1 hora y media. Las primeras dos sesiones normalmente duran 1 hora y media y trabajamos sobre todo la principal reacción de estrés que se presenta en las situaciones con el bebé. Las consecutivas sesiones duran 1 hora normalmente y trabajaremos los temas más del fondo, teniendo en cuenta también a qué profundidad queréis llegar. Entre los temas de las últimas sesiones están la organización del día a día y de horarios para un buen funcionamiento de la familia.

Grupos y Talleres de padres con bebés de 0-1 año de edad:

Aquí aprendes cómo puedes gestionar la situación en casa con tu bebé, utilizando un sistema de 6 pasos que permite no solo tranquilizarte y bajar el nivel de estrés, sino también los mecanismos para establecer el vínculo afectivo y mejorar la comunicación con tu bebé.

Los talleres son introducciones al tema y aquí aprendes cómo puedes “apagar el fuego”. Miraremos algún caso en especial y aprendemos con qué ejercicio podemos restaurar la tranquilidad. La duración normalmente es entre 1 hora y media hasta 2 horas y media en horarios de mañana o tarde.

En los grupos regulares trabajaremos en más profundidad el vínculo afectivo y practicaremos para la situación del día a día. Durante estos cursos no solo aprenderás a bajar los niveles de estrés y mantener la calma en situación de crisis, sino cómo gestionar tareas y horarios para que tu entorno se ajuste a tus necesidades.