Padres con niños preescolares

El nivel de estrés en nuestra sociedad afecta sobre todo a los niños de 0-3 años que todavía no han llegado a un desarrollo interior que les permite hacer frente a las múltiples exigencias de la vida cotidiana. En cambio, a nosotros adultos el estrés pasa más desapercibido y sólo se presenta cuando ya estamos sobrepasados. Para los niños preescolares el estrés está a flor de piel y lo captan y perciben a niveles para los que nosotros no tenemos conciencia. Para poder afrontarlo, y para desarrollar una cierta resiliencia, ellos necesitan la sensación de apoyo y de seguridad por parte de sus cuidadores principales. Un padre nervioso o estresado habitualmente no tiene la atención que el niño requiere para poderse sentir cuidado y atendido. Una de las consecuencias de ir estresado es una mente con poca capacidad de prestar atención a algo o alguien. Los niños lo perciben y no es por nada que cuando tenemos prisa por llegar a algún lado, los niños a veces se ponen a llorar. Se sienten abandonados y sobrepasados.

Hasta una cierta edad el niño puede liberarse del estrés con mucha facilidad después de volver a un entorno más tranquilo y más armonioso. Así una intervención con el Ambulatorio Emocional puede ser gratificante para toda la familia, ya que la rapidez con la que se consiguen los primeros cambios es habitualmente grande. La calidad de vida aumenta después de una serie de sesiones enormemente y los conflictos del núcleo familiar que siguen existiendo se pueden resolver con más facilidad sobre la nueva base establecida.

Nuestras propuestas para padres con niños preescolares (1-3 años):

Sesiones Individuales de madre, padre y niño

Las sesiones individuales de la madre o la pareja con el niño duran entre 1 hora y 1 hora y media. Las primeras dos sesiones normalmente duran 1 hora y media y trabajamos sobre todo la principal reacción de estrés y las emociones que se presenta en las situaciones con el niño a nivel somato-emocional. Las consecutivas sesiones duran 1 hora normalmente y trabajaremos los temas más del fondo, teniendo en cuenta también que cada familia es un mundo. Entre los temas de las últimas sesiones están la organización práctica del día a día y priorización de tareas y horarios para un buen funcionamiento de la familia.

Grupos y Talleres de padres con niños de 1-3 años de edad:

Con la presencia de los niños preescolares los talleres son mucho más dinámicas que los demás talleres. Aquí aprendes cómo puedes gestionar sobre todo la reacción corporal a la situación en casa con tu hijo. Utilizando el cuerpo como base para la gestión del estrés y un sistema de 6 pasos aprendes no solo a tranquilizarte, a mejorar la sensación de seguridad y de contacto contigo mismo, sino también a manejar los mecanismos que fortalecen el vínculo afectivo y la comunicación con tu hijo. ¡Y todo eso con tu niño en brazos!

Los talleres son introducciones al tema y aquí aprendes cómo puedes “apagar el fuego”. Miraremos algún caso en especial y aprendemos con qué ejercicio podemos restaurar la tranquilidad. La duración normalmente es entre 1 hora y media hasta 2 horas y media en horarios de mañana o tarde.

En algunos talleres y grupos regulares trabajaríamos sin presencia de los niños. En estos podemos tratar los temas estresantes en más profundidad y centrarnos en temas específicas  del estrés del día a día, gestionando emociones, observando entre sesión y sesión como mejora el vínculo afectivo con tu niño. Y practicaremos para la situación de crisis. Durante estos cursos no solo aprenderás cómo mejorar la atmósfera en casa, sino cómo gestionar tareas y horarios para que tu entorno se ajuste a tus necesidades.