Primeros Auxilios Emocionales: tres razones porqué los podrías necesitar en algún momento

Sabemos que ahora, más que nunca, los niños necesitan todas las ventajas para guiarlos a través de este mundo en constante cambio.

También sabemos ahora que los niños con dificultades de expresar a sus emociones, o aquellos niños que expresan sus emociones en exceso, en su trayectoria han experimentado e integrado un nivel de estrés elevado.

Este nivel de estrés elevado no necesariamente ha sido originado por ninguna circunstancia extraordinaria, puede ser simplemente que las cosas “normales” de la vida suya y de sus padres haya pasado por momentos más tensos y menos relajados en general.

Y eso ahora también sabemos con firmeza: si los padres experimentan un estrés elevado, los niños se ven afectados en su propia biología. Se pega el estrés, por mucho que queremos esconderlo hacia fuera. El niño lo percibe a través de su conexión por vía del sistema nervioso autónomo y el hemisferio derecho del cerebro. Es más, el estrés modifica la conexión y la construcción del cerebro, y no siempre para lo mejor. Los altos niveles de estrés han sido relacionados con el TDAH, los trastornos de sueño, los cólicos, el llanto extremo, la falta de responsividad, y muchas más preocupaciones que podemos tener con los pequeños.

Vamos a mirarlo los factores más a fondo: ¿Cuáles son aquellos factores en la vida de una familia de un niño pequeño que podrían influir en el nivel de estrés que experimentan? Aquí os presentamos solo tres de un listado más largo:

  1. Primero de todo, encabezando el listado de los estresores, es la situación económica de la familia. Se ha mostrado con una amplia cantidad de estudios que los ingresos y la falta de ellos pueden influir directamente en la manera como dormimos, comemos, como funciona nuestra digestión, sistema respiratorio y sanguíneo. El factor económico es causa de altos niveles de estrés tóxico, que influye no solo en la salud de un adulto, sino en la de un niño pequeño, aún que él no tenga estos problemas directamente.

2. Segundo punto: el aislamiento social. Cuando una madres que cuida a su hijo sola, incluso soltera, sin tener ni a familiares, ni vecinos, ni amigos a su lado, su nivel de estrés automáticamente está más alto. Por supuesto, hay personas que están más cómodas que otras con el hecho de estar solas, hasta que buscan la soledad por que ahí pueden actuar libremente sin necesidad de justificarse. Sin embargo, la mayoría de los humanos, por su biología y su trayectoria evolutiva, necesitan al menos dos o tres personas de apoyo a su alrededor, especialmente cuando han tenido a un niño recientemente. En este punto también están aquellas personas que acaban de mudarse y quizás no hablan el idioma de su entorno. Esta situación de migración es quizás la más difícil de todas, si el entorno nuevo no acoge a estas personas.

3. Tercer punto, y podría encabezar al listado: Conflicto entre los padres. Una situación desfavorecida también se puede generar dentro de la misma familia. Y el conflicto no tiene que ser ni abierto. Quiere decir que no hace falta que los dos se estén discutiendo con frecuencia, también el silencio y el distanciamiento son suficiente para crear una sensación de abandono, hostilidad o enfrentamiento dentro de uno mismo. Piensa que el sistema nervioso y emocional de los humanos se ha desarrollado gracias a las relaciones profundas, cercanas y amorosas. Si las condiciones no son aquellas, las necesidades del ser humano no están cubiertas.

Creo que nuestras relaciones en general hoy en día carecen de cercanía y de profundidad. Llevamos una vida de prisas y con muchas actividades, sin embargo no nos da tiempo para tener a unas conversaciones afectuosas con nuestros familiares. Nuestra manera de ir por la vida es la de apagar fuegos.

¿Te encuentras en una de estos 3 grupos? Si te encuentras dentro de uno y tienes dificultades con tus hijos, lloran y gritan mucho, son hiperactivos, no te hacen caso, evitan tu mirada, duermen mal…. etc., quizás quieres considerar la influencia que tienen el estrés elevado por una situación y las expresiones emocionales en el desajustes que muestran tus hijos. Y aún más, si resulta que te encuentras dentro de más que uno de los 3 grupos.

La buena noticia: ¡Todavía llegamos a tiempo para ajustarlo!

De hecho siempre tenemos a esta opción, hasta muy avanzado en la vida. Sin embargo, a la edad de los niños de 0 – 3 es mucho más gratificante y efectiva una intervención, ya que llega a la raíz del problema directamente. Si intervenimos adecuadamente en el estrés y las emociones a esta edad temprana, tenemos no solo alta, sino altísima probabilidad de ajustar aquello que puede influir en vuestra salud a largo plazo.

Los Primeros Auxilios Emocionales funcionan gracias a su base firme en la ciencia psicofisiológica y psicobiológica del desarrollo infantil y apego humano.

Apúntante a la charla gratuita para saber más como funciona, qué es y si a ti te podrían servir los Primeros Auxilios Emocionales

Primeros Auxilios Emocionales para niños de 0 – 3 años

Charla gratuita para familiares y educadores de niños entre 0 – 3 años

Esta charla se dirige a aquellas personas que cuidan a niños pequeños en primera linea y quieren saber qué son los Primeros Auxilios Emocionales para niños 0 – 3 años, cómo funcionan, y cuales son los beneficios.

Fecha y hora: Miércoles 12 de Febrero de 17:30-18:30h

Lugar: Ginkgo Espai i Moviment, Avinguda del Poal 26 bajos, 08860 Castelldefels

Reservas: Os podéis apuntar a esta charla llamando al 638 042 474 o escribiendo a ConTacto@ambulatorioemocional.com.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s