¿Educar el esfuerzo o dejar educar el esfuerzo…?

¿Has observado alguna vez a la siguiente situación?

Dos niños de 2 años en el parque quieren el mismo juguete. Se empiezan a intentar quitárselo uno al otro, mientras comienzan a estar cada vez más desesperados, … hasta que empiezan a llorar y gritar.

Dos mamás saltan al aire, se acercan a los niños, las dos con palabras de “déjale al niño el juguete/ su juguete”. Al final la mamá del niño, al que pertenece el juguete, se lo quita de la mano y se lo da al otro niño que queda un tanto perplejo. La mamá explica a su hijo, “Es que tienes que aprender a compartir!”, razonando que no puede ser que todo sea suyo, así no funciona la vida. El niño está visiblemente alterado y no comparte la filosofía de su madre.

En nuestra cultura nos quejamos mucho de que los niños no quieren hacer un esfuerzo con tareas que no le parecen importantes, por ejemplo deberes, las tareas de casa, etc. Y más mayores que se hacen, menos esfuerzo parece que quieren hacer. Es más, los problemas que resultan de la falta del esfuerzo son cada vez más grandes, ya que depende de ellos una gran cantidad de calificaciones del niño para el resto de su vida, sea en la vida privada, laboral o la carrera.

A la primera vista estas dos situaciones descritas, la de los niños en el parque y la de los niños (ya más grandes) que evitan el esfuerzo, no tienen nada que ver una con la otra. Pero, sorprendentemente, tienen todo que ver.

Estudios en EE.UU., y en otros países, han descubierto una nueva forma de parentesco, en la cual los padres quitan básicamente todos los esfuerzos de la vida de sus pequeños. Desde el subirle por la escalera, hasta la situación descrita, casi todo lo intentan resolver para él. Resulta que, a pesar de lo que intentamos lograr, hacemos más daño con esta manera de educar, que habíamos pensado.

El daño está en la falta de la capacitación para la superación y hacer lo que llamamos “esfuerzo” desde la primera infancia. Durante la primera infancia se construyen lo que científicos llaman los Modelos Operativos Interiores, que, descritos de manera muy corta, son ideas y creencias sobre las que el niño crea su mundo y la manera de andar por él.

Quitándole los obstáculos del medio, intentando resolver sus conflictos con otros niños, subiéndole a todos los columpios, estando a su lado para evitar cualquier daño que se pueda hacer…. logramos cada vez más que se desanime delante el más mínimo esfuerzo, y que ni siquiera se le ocurre que lo debe de superar él mismo. Y, a la medida que crezca, la sensación de incapacidad de resolver a sus propios conflictos y obstáculos, se hace cada vez más grande y se instaura más y más profundamente en su personalidad.

¿Qué hacemos delante de esta situación?

Intentemos manejar a nuestros propios miedos delante de pensamientos de que el niño se pueda lastimar o pueda sentirse mal por un conflicto u obstáculo. Para el niño, las emociones no son tan graves como para nosotros, los adultos. Ellos no han aprendido todavía que gritar y llorar es algo malo, y nosotros podríamos aprender mucho, si viéramos al mundo de esta manera también. Aparte de eso, nuestra preocupación que mostramos estando por encima del niño, se transmite a los niños y crea en ellos una sensación de inseguridad.

Como madre sé que el miedo a que el niño pueda sufrir un daño a veces es muy grande. Pero os puedo decir que en mi caso, al no poder estar con los dos siempre a la vez (mellizos), me he tenido que relajar bastante, forzosamente. He tenido que aprender que dejar ir es mejor que tensarme y controlar. Y curiosamente, mi hija que siempre ha estado más frágil (desde mi punto de vista) que mi hijo, no soporta tanto esfuerzo! Vaya… no me estará diciendo la vida algo al respecto….

Sé que no nos han educado en este tipo de cosas, pero tenemos la suerte que la ciencia nos aporta cada vez más soluciones. Y lo bonito es el resultado, cuando ves las ganas con las que solucionan sus problemas, y el tiempo que le dedican profundamente inmersos en una cosa difícil. Y finalmente, el disfrute que llevan estando conectados con algo que les llama la atención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s