Los nuevos retos – Salud y Bienestar para las Familias del siglo XXI con niños 0-3

Más y más investigaciones muestran que la experiencia de la vida temprana puede tener un profundo y duradero efecto sobre la salud y el bienestar fisiológico y psicológico. El estrés tóxico modifica las estructuras del creciente cerebro y lo marca con ciertas expectativas para el resto de su vida.

Pero no solo son el abuso y la negligencia que crean este tipo de experiencia adversa. En esta charla intentaremos echar luz a aquellas prácticas de cuidado de bebés y niños, especialmente en el Occidente industrializado, que empujan a los bebés más allá de sus capacidades biológicas de adaptación.

Los humanos individuales no pueden crecer solos. Como todos los mamíferos sociales, los humanos necesitan cuidados intensivos en la vida temprana para sobrevivir, prosperar y reproducirse. Debido a que el cuidado infantil requiere una gran cantidad de energía, las díadas madre-hijo siempre habían recibido ayuda por parte de las familias y las comunidades. De hecho, los contextos para criar niños en todas las sociedades humanas incluyen múltiples capas de apoyo, desde los padres y abuelos, los vecinos y aquellos que dirigen sobre toda la comunidad. La cultura (creencias, entendimientos y prácticas compartidas de transmisión social) es una de esas influencias que ayuda o no en las practicas y la practicidad del cuidado infantil.

En todo el mundo, las familias y los niños están integrados en culturas y subculturas que apoyan y fomentan diferentes enfoques para la crianza de los hijos. Algunas culturas fomentan y otras desalientan la cercanía física, basada en posibles resultados psicológicos o físicos. Algunos consideran que los bebés necesitan ser educados hacia la interdependencia, mientras que otros consideran que necesitan una disciplina estricta para aprender la independencia. Una pregunta que nos preocupa es si algunas culturas han salido del rango óptimo para la crianza de los hijos. Se puede decir, por ejemplo, que los niños que son maltratados (es decir, descuidados, maltratados, traumatizados) existen claramente fuera de este rango óptimo, ya que eso lo indican las disfunciones, trastornos mentales o adicciones en su edad adulta, todos los cuales son clínicamente comprobadas.

Pero, ¿existen quizás otras formas menos obvias de cuidado de bebés o niños que las dañen de maneras más sutiles pero significativas?

¿Hay efectos de las prácticas actuales de crianza de los hijos en su edad adulta?

En el Ambulatorio Emocional no idealizamos formas prehistóricas de la crianza de niños, ni implicamos su utilidad sin darnos cuenta de que los comportamientos adaptativos (la adaptación modifica el comportamiento según la necesidad) cambian necesariamente con el tiempo. Los aspectos del comportamiento de crianza que pueden haber sido necesarios en ciertos momentos de nuestra prehistoria no son necesariamente compatibles con las circunstancias del siglo XXI.

Sin embargo, se han visto resultados positivos con prácticas que se adaptan ligeramente a las necesidades intrínsecas evolucionadas de nuestros hijos. Estas practicas son fácilmente implementadas en nuestras vidas modernas de padres, y además no solo proporcionan salud y bienestar para el niño, sino para toda la familia.

Charla: Los nuevos Retos – Salud y bienestar para las familias con niños de 0 a 3 años

Lugar: Biblioteca de Castelldefels

Fecha: Martes día 5 de Noviembre de 2019

Hora: 18:30 – 20h

Por favor, reserva tu plaza (gratuita) al 93 636 36 97

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s