Más tiempo que juegan los niños libremente mejor regularizan el estrés


¿Te has dado cuenta que hay una presión grande sobre los padres de organizar todo tipo de actividades para los niños?

Como padre o madre sentimos que no estamos haciendo un buen trabajo si no cargamos la agenda de los niños con actividades dirigidas con sentido educativo al menos 3 o 4 veces a la semana. Conozco a padres que pierden todo el sábado para llevar a sus hijos a las diversas actividades deportivas o de competencia.

¿Y cuándo ha sido la última vez que has escuchado a alguien decir “los sábados mi hijo juega”….?

Y con jugar no me refiero a un juego con un fin educativo como de aprender números o letras, de poner a objetos de colores o de formas en el sitio destinado, etc. Me refiero a un juego libre y sin sentido excepto el de tener ninguna presión, ni educativa, ni de tiempo. Jugar a lo que quieren el tiempo que quieren.

Pero va más allá de eso. Cuando los padres se plantean dejarles a sus hijos jugar con libertad y autonomía, muchos se sienten culpables por no ser buenos padres, ya que “ser un buen padre o madre” en la mente de muchos quiere decir “enseñarle algo” o “entrenar alguna habilidad” con sus hijos. Así que el juego libre parece ser una pérdida de tiempo para algunos.

¿Pero lo es en realidad?

En los EEUU la cantidad de horas en las que los niños pueden jugar ha disminuido mucho durante los últimos 50 años. Los culpables aquí son, aparte de la televisión, los juegos de vídeo, ordenadores y otros dispositivos, el miedo de los padres que los niños se podrían lastimar, y también el deseo de impulsar y promover su desarrollo académico, y de alcanzar objetivos.

Creo que los padres españoles reconocen el pensamiento detrás de esta descripción. Todos estos factores han ocupado espacios en las que los niños de tiempos anteriores jugaban libremente. Lo hacemos con las mejores intenciones, está claro. Queremos que ellos tengan éxito en la vida.

Al mismo tiempo crecen los niveles de estrés y sus trastornos de ansiedad y depresión en los niños y adolescentes con números preocupantes. Seguro que alguno se pregunta ahora de qué manera puede estar relacionado lo uno con lo otro.

Los padres daneses promueven la resiliencia emocional de sus niños, ya que dejan a sus niños ser autónomos

Estudios en Dinamarca, uno de los países con más felicidad en las familias (Rango 3 de los países felices de 117 según el World Happiness Report 2018) enseñan que una de las grandes diferencias a otros países es la manera cómo dejan jugar a los niños. Los dejan libre y los acompañan en su juego hasta una cierta edad y hasta que se muestren más autónomos en el juego. Poco a poco los van dejando libres.

A diferencia de otros países en Dinamarca los niños no van al colegio antes de los 7 años de edad. Se considera de mucha importancia dejarles el tiempo que necesitan para ser niños y de jugar el máximo tiempo posible.

Muchos padres en España a cambio quieren que sus hijos sean inteligentes y por eso la tendencia de enseñarles letras y números a una edad muy temprana es grande. Sin embargo se ha mostrado que, a pesar de saber escribir antes a una edad temprana, más adelante se pierde este avance y no hay ninguna ventaja comprobada en comparación a otros niños.

El juego si que promueve la inteligencia, las conexiones neuronales, la autonomía, el autoestima y finalmente la resiliencia emocional. El estrés que causa hasta el 90% de los trastornos y enfermedades conocidos hoy día, se define como una “falta de poder o de recursos para resolver conflictos y problemas”. Jugar ayuda a aumentar esa sensación de poder, y a comprobar, repetir, ver cómo reacciona alguien, conectar con otros niños y a dejar fluir las propias ideas. No solo enriquece a la fantasía de los pequeños para nada, sino hace que aprenden a hacerlo ellos mismos con profundidad, escogen con autonomía, comprueban, profundizan  y aprenden cómo resolver conflictos y problemas de la mejor manera.

Los niños cada vez más tienen diagnósticos de trastornos de atención y de estrés, problemas de digestión y de sueño, entre otros.

¿Quizás sería una solución dejarles más tiempo libre para jugar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s