Bienvenid@s

Salud y bienestar en la família del siglo XXI

Estamos delante de un dilemma. Por un lado la situación económica nos requiere que trabajemos de un modo que se podría describir como una “constante tensión”. Por otro lado, nuestras relaciones son cada vez más efímeras y carecen de empatía. Las dos cosas van mano en mano, sin embargo, nosotros nos hemos acostumbrado mucho a ello. Es una realidad de nuestros tiempos, nuestra sociedad funciona de esta manera, nosotros nos adaptamos tal y como podamos.

Se cierra el telón.

Se abre el telón, cambio de escena. Nos quedamos embarazados.

De repente nuestras funciones biológicas cambian, no solo si somos la madre, sino también si somos el padre. Nuestras hormonas cambian, nuestra naturaleza, nuestra evolución de repente aprieta botones y dice “¡Ep! ¡Así no funciona!”. Luchamos para mantener a nuestra compostura emocional, nuestra línea, nuestros pasatiempos y sobre todo, a nuestra claridad mental y nuestra manera de trabajar. Y es una batalla dura en muchas ocasiones, ya que el modo de vivir y el estar embarazada/o no van juntos. Es un desajuste por defecto.

Se cierra el telón.

Se abre el telón y la escena es diferente de nuevo. ¡Ha llegado el bebé!

Todo lo que hemos aprendido sobre cómo va la vida (en muchas ocasiones) a lo largo de la nuestra, de repente queda anulado. De repente todo se revuelve entorno a una sola persona. Esta pequeña persona no solo cambia nuestro estilo de vida, punto de vista sobre la naturaleza de las cosas, si no nuestra fisiología, nuestra manera de sentir y de responder, de reaccionar y actuar, de responder y la manera que dormimos, comemos, respiramos…. Todo que en un caso “normal” nos hubiera venido natural y nos hubiera costado poco esfuerzo de repente ya no funciona de la misma manera. Nos estresamos por cosas diferentes, nos lastiman y nos causan desconcierto cosas diferentes… Nos preocupamos por cosas que ni siquiera existían en nuestra vida anterior.

Entra la Crisis Emocional.

Entre las cosas que más potencial estresante tiene para un ser humano, sea la madre o no, está el llanto de un bebé.

La desesperación por no poder consolarlo a veces es muy grande. Dificultan los diferentes métodos que quieren aportar conocimiento, pero interfieren con nuestra intuición natural. La presión de ser buenos padres es grande. O “malos” padres, como algunos propagan hoy día. Los consejos de los expertos pueden confundir por que entre ellos pueden ser contradictorios. Y nos hacemos nudos en la cabeza y la lengua para intentar ser lo más tranquilos, regañar menos, ser más justos, cariñosos, respetuosos, tranquilos… implementamos Montessori en casa, respetamos a los señales de los peques, intentamos captar sus necesidades y sus deseos…. etc.

La respuesta del entorno es sobre todo racional. Nos pide que nos calmemos, que no nos preocupemos, que seamos suaves. Pero casi nunca nos preguntan “¿Y como estás con todo eso? ¿Qué podría hacer para ti para que esta etapa te vaya mejor?”

Suprimimos a nuestras sensaciones negativas, nuestra tristeza, la sensación de soledad, a veces la rabia por no tener el apoyo necesario… con un máximo esfuerzo y con un objetivo muy claro: hacer feliz a nuestros hijos.

Investigaciones enseñan que la clave para todo aquello que armoniza a la vida familiar y la salud física y emocional de un adulto está en la naturaleza del vínculo afectivo entre padres y niño durante los primeros años de vida.

La buena noticia es: todo aquello positivo que tu quieres en tu vida para ti y para los tuyos tiene su base en tu biología humana. Y ni es complicada, ni requiere que te comportes de una cierta manera. Requiere atención, eso sí. Intención y voluntad, también. Pero estas tres ya las tenemos, ¿verdad? En lugar de sobreponernos pautas aprendidas y memorizadas para dirigirnos a nuestros hijos de forma adecuada y para aparecer que lo tenemos todo controlado, podemos armonizar a nuestro interior y reconectar con lo que viene desde la biología.

¿CÓMO?

La clave para todo aquello que armoniza tu vida familiar está en el vínculo afectivo entre ti, tu hijo y el resto de la familia. Este trabajo tiene un fondo científico importante, que lleva desde los años 1930 investigándose, con la Teoría del Apego y la Teoría Polivagal, la Psicobiología y la Psicofisiología, actualmente con un cambio de rumbo durante los últimos décadas hasta hoy. Se consigue a través de un trabajo específico con el sistema nervioso, el cuerpo y el sistema emocional que son los responsables no solo del funcionamiento de los órganos, sino, entre otros, tienen funciones regulativas de nuestras emociones, de la memoria y del estrés.

¿Qué incluye este trabajo?

  • Apoyo emocional con herramientas de la ciencia
  • Comprensión de tus propias emociones y reacciones: todo viene por algo
  • Gestión del estrés y de las emociones
  • Información sobre el apego y la regulación del afecto
  • Comunicación non-verbal entre ti y tu hijo
  • Aumento de sensaciones de bienestar, armonía y amor entre vosotros
  • Resolución de momentos difíciles con más facilidad
  • Caja de herramientas efectivas para restablecer la armonía y el equilibrio
  • Fortalecimiento de la resiliencia para momentos difíciles, principalmente de ti como el adulto, y consecuentemente de tu hijo
  • Soluciones para la vida diaria

Es un trabajo que apoya a la base de la biología humana, utilizando aquellos mecanismos perdidos que han hecho evolucionar y hacer inteligente al cerebro humano.

No solo equipas a tu hijo con un sistema inmunitario emocional fuerte y estable, sino influyes directamente en su desarrollo cerebral y sus capacidades de aprender, apreciar, hacer contactos interpersonales profundos, resolver conflictos sin caer en la negatividad y de ser asertivos y autónomos.

A pesar de sus dificultades, todos los padres y sus bebés disponen biológicamente de los recursos necesarios para crear un vínculo armonioso y profundo.

Tu ya lo llevas dentro, solo es cuestión de descubrir y valorar lo necesario y descartar los obstáculos.

 

 

A quién va dirigido

A familias con niños que ya han probado diferentes métodos sin éxito, y a familias que tienen claro que su camino es a través de un apego seguro

Nos dirigimos a padres y madres, familias adoptivas, familias uniparentales y otras formas de familia nuevas, en general a la “diada” cuidado principal y niños de 0-3 años. También trabajamos con más que un cuidador de un niño, cuyo camino les ha llevado ver que las soluciones necesitan llegar a la raíz del problema, el apego. No tenemos que presentar ningún trastorno para sentir la necesidad de reinventarnos como madre o padre. Si no sabes por donde empezar y buscas nuevas respuestas, estamos encantados de responder tus preguntas. Personas que quieren ver a sus hijos como personas autónomas y felices, y a la vez quieren aprender a no perderse a si mismos con sus propias necesidades también encuentran aquí una fuente de nuevos recursos.

Aquí más en detalle para diferentes grupos:

Padres Primerizos, sean los padres biológicos o no

Padres con niños preescolares.

También ofrecemos una formación para profesionales en el tema del apego, el desarrollo cerebral y el impacto sobre la salud del niño, con herramientas dirigidas a poder llevar a cabo unas primeras sesiones basados en el apego. Esta formación se dirige sobre todo a personas que ya trabajan al entorno de las familias primerizas como Consultoras de Lactancia, Pediatras, Psicólogos Infantiles, Educadores Infantiles. Más información:

InFormación para Profesionales en el entorno a las familias.

¿Qué es el Ambulatorio Emocional?

El Ambulatorio Emocional es un sitio con calor humano donde encuentras a una persona con comprensión por tu situación y con soluciones basados en el apego, que se ajustan a tus necesidades.

En el Ambulatorio Emocional nos acercamos a los asuntos de cada familia y cada pareja madre-hijo o cuidador principal-niño de forma individual. Escuchamos, observamos y nos abrimos a las sensaciones que percibimos. Todo aquello que es necesario para luego dar un apoyo a las capacidades de autoregulación emocional que cada persona lleva dentro de si mismo.

Lo primero que aprenderás como cuidador es valorar el propio cuidado y el interés por él. Es de vital importancia que nos volvemos a sentir a gusto con nosotros mismos, y también de comprendernos y valorarnos mejor. Tomar un respiro coge por eso una importancia más allá de nosotros, ya que el vínculo afectivo entre tu y tu hijo se  establece a través de una sensación agradable interior. Forzosamente vamos a tener que cuidarnos a nosotros mismos primero. Como dicen en el avión “en caso de una bajada de presión de aire, póngase la máscara primero a usted, y después ayude a sus hijos y a los demás”.

¿Como lo conseguimos?

Principalmente nos interesa que los padres y niños tienen una sensación de estar bien acogidos, seguros y apoyados en la consulta. Para ello estaremos principalmente escuchando vuestra problemática y observando todo lo que se pueda ver, sin juicio. Os daremos unas herramientas que podéis implementar en el momento, y así poco a poco os iréis sintiendo más tranquilos. Con unas herramientas básicas para las emociones, el estrés y las tensiones se pueden ir disminuyendo. Cuando se haya instaurado una cierta sensación de seguridad y bienestar, iremos al siguiente paso y trabajaremos sobre lo que es la dificultad que os lleva a la consulta.

El trabajo se lleva acabo de nivel neurovegetativo, quiere decir que trabajamos principalmente con lo que sientes en el cuerpo, las emociones y reacciones involuntarias. Este trabajo estimula al hemisferio cerebral de la derecha e incrementa una sensación de bienestar a lo largo de la intervención. Observaremos y te damos herramientas para cambiar la respuesta involuntaria a la situación con tu hijo, con la que ahora te sientes sobrepasado. Más que hablar te daremos la posibilidad de expresar adecuadamente, y a calmar a tus emociones. En el transcurso de las intervenciones cambian nuestros puntos de vista y vemos soluciones nuevas. Tu capacidad de razonar y reflexionar crece, la conexión con las emociones negativas deja de ser tan directa. Las tensiones, la respiración, los movimientos y la rigidez, todo nos puede dar información sobre alguna emoción, acción cohibida e incluso sobre pensamientos y actitudes inconscientes que interfieren en el proceso de mejoramiento.

Todas las técnicas están bien seleccionadas y tienen su base científica y de aplicación clínica comprobada.

Sigue leyendo “¿Qué es el Ambulatorio Emocional?”

Proyecto Social

Estamos conscientes de la necesidad de abrir el acceso a este proyecto, por lo tanto nuestro objetivo es crear un fondo para permitir a las personas con necesidad especial y/o en situación de riesgo socioeconómica utilizar nuestros servicios sin coste.

Si tu:

Eres una persona que tiene un buen trabajo, no te tienes que preocupar por tu situación y te gustaría ayudar a una familia con niños pequeños en situación desfavorecida:
Puedes elegir entre la quota “normal”, la quota “solidaria” y la quota “héroe”.

Con cada de las quotas “solidaria” y “héroe” ayudadas a que una familia pueda asistir a una o dos sesiones respectivamente de forma totalmente gratuita!!!

Eres una gran ayuda, y te damos las gracias en adelante.

Si tu en cambio:
Tienes un sueldo medio o bajo, tienes carnet de familia numerosa y/o representas una “familia monoparental”, puedes elegir entre las quotas “normal” y “oportunidad”, y disfrutas de las mismas ventajas, con un coste medio o bajo del servicio.

Y si finalmente, tu situación es crítica y no tienes recursos, nosotros prestamos nuestros servicios con mucho gusto, ya que sabemos que estamos en un continuo de dar y recibir y nos encanta verte por aquí con nosotros y ayudar con lo que podamos.

Eso en esencia es lo que llamamos “FAMILIA” en el sentido más amplio de la palabra.

¡¡¡Gracias mil por hacerlo posible!!!

 

¿Quieres colaborar con nosotros?

Estamos buscando colaboradores para las siguientes actividades

  • impartir charlas y presentaciones en instituciones
  • cooperar en sesiones con padres
  • atención a las personas con información relevante
  • aprender los principios y llevar acabo tus propias sesiones, si tu profesión es una que se dedica ya a la atención de las familias, si eres pediatra, psicóloga/o, educador/a, profesor/a, trabajador/a social, etc…
  • ampliar a nuestra plantilla, con tus conocimientos, ideas y ganas de co-crear
  • ¿Quieres abrir un Ambulatorio Emocional en tu propio municipio? Te damos todas las herramientas que necesitas para aprender los principios, llevar acabo sesiones e implementar charlas y talleres en tu propio centro

Testimonios

Baby feet

Me ha hecho cambiar el chip. No sabía que existía este tipo de acercamiento. Existen muchas consultas que te dan opiniones, pautas y trucos, pero creo que no se puede generalizar o comparar a un niño con el otro. Me gustaría que esta información se pueda encontrar con más facilidad por ejemplo a través de las consultas de pediatría. Recomiendo a todos los padres probarlo.  – Melanie Karsties, Alemania